sábado, 2 de enero de 2016

SOBRE LA ESTRATEGIA




Sobre la Estrategia


Hola buenas noches.



Hablaré hoy sobre estrategia, tema de cardinal importancia para todo aquel que se encuentre en conflicto con un enemigo potencial o manifiesto. En nuestro caso, los Virya que pretenden ver, el enemigo a batir es por demás obvio. Por regla general se comete el error de considerar que el enemigo es externo por mostrarse en la superestructura. Esto es así, por ser el enemigo externo más fácil de ver, comprender y discernir, desconociendo que aquello que acontece en el mundo fenoménico es una parte de la realidad, y esto, por ignorar o no comprender que es contigua  a la realidad, existen un sinfín de acontecimientos que son parte de la misma realidad, que por eso de las preeminencias, no se les da el valor que corresponden, cosa de la cual hablaremos a continuación. Quiero decir con esto que el enemigo a batir, como muchos de ustedes sospechan o saben, se encuentra en nuestro interior; esto es: en la estructura arquetípica como símbolo sagrado o como manifestación de arquetipos psicoideos. Tengo que aclararles que no solo existe una diferencia semántica entre los vocablos“símbolo sagrado” y “arquetipo psicoideo”, sino también una diferencia en cuanto al valor Táctico Estratégico que ambas entidades tienen para la estructura arquetípica.Para sintetizar, diré que el valor sacro de un símbolo determinado pertenece al área, permítaseme la expresión, de cada individuo en particular que se encuentra estrechamente relacionado con su karma; no así los arquetipos psicoideos que incluyen a estos. Daré un ejemplo: un Virya determinado tiene como símbolo sagrado, digamos a su madre, y su hermano tiene a su hermana, es decir, ambos se encuentran fagocitados por dichos símbolos, que como es fácil ver, estos integran un arquetipo psicoideo que nuestra Sabiduría le da el nombre de “arquetipo familia”.
ARQUETIPO DAMA
 
 De modo que existe una diferencia sustancial entre símbolos sagrados y arquetipos psicoideos, que bien se podría decir que estos, los símbolos sagrados, son el combustible dramático que impulsa al arquetipo familia, que es psicoideo, hacia la entelequia.

 Por razones didácticas estratégicas, tomaremos los conflictos bélicos en el valplads; es decir, en el mundo de los fenómenos externos para que nos sirvan de ejemplo. Nuestro guía Nimrod define la  Estrategia de este modo: “Una estrategia es el medio o la planificación de los medios para obtener un fin”. “En la guerra, la estrategia es el conjunto total de medidas que deben disponerse para obtener el éxito, o sea imponer la voluntad al enemigo”.
                                                          ARQUETIPO FAMILIA

 En un conflicto armado son cuatro las variables a tener en consideración: objetivo estratégico, logística, inteligencia y las armas a emplear. Con el vocablo “medios” se debe entender como las armas, la logística y la inteligencia, y por “conjunto total de medidas”, a las planificaciones tácticas de esos medios y sus consiguientes acciones. Tomando la definición de nuestro guía es obvio que lo primero que se tiene que hacer es identificar al enemigo real o potencial. Daré algunos ejemplos de relevancia histórica para que se comprenda que se entiende por identificar al enemigo, quedando en claro, que siempre entre países o pueblos que comparten los mismos objetivos de dominación, existe lo que se llama “hipótesis de conflictos”. Estas hipótesis se conforman por las tensiones que se encuentran relacionadas con lo económico, lo político y lo geográfico, por ejemplo, Perú-Chile, Perú-Ecuador, Chile-Argentina, solo para nombrar los de América Latina.

 Cuando se trata de alianzas entre naciones regionales o intercontinentales las hipótesis de conflicto se encuadran en lo geopolítico y lo geoestratégico, Caso de la alianza occidental de la “Organización del Atlántico Norte (O.T.A.N) a la cual se opone la “Organización de Cooperación de Shanghái” (O.C.S) y la “Organización del Tratado de seguridad colectiva” (C.S.T.O) en las cuales los principales integrantes son la Federación Rusa y China. 
                                          ORGANIZACION DE COOPERACION DE SHANGAI

También existe la “Organización de Cooperación de Asia Central” (C.A.C.O) que es eminentemente comercial que se encuentra estratégicamente apoyada por la O.C.S. Estas tensiones por regla general en occidente devienen en conflictos armados, los cuales se dirimen con criterio semejantes por pertenecer las partes a la misma concepción del mundo. La cosa cambia cundo el conflicto es entre dos concepciones del mundo diferentes como por ejemplo Occidente  y Oriente.Pondré el ejemplo de un conflicto bélico  para encuadrar el tema: en la guerra de Vietnam no solo se enfrentaron dos ideologías y dos concepciones del mundo sustancialmente distintas, también se enfrentaron dos estrategias diametralmente opuestas y planificadas desde dichas concepciones del mundo. Por ejemplo, los EE.UU priorizaban el espacio que en su estrategia era constante, un metro era un metro adonde se lo situara, es decir, se lo valoraba como absoluto, de donde se infiere que el tiempo era una variable táctica del mismo. El Vietcong y el ejército regular de Vietnam del Norte priorizaban el tiempo, que a todas luces para ellos era relativo le daban un valor estratégico, y al espacio que era absoluto, le daban un valor táctico; es decir, el tiempo estratégico y el espacio táctico.Lo que era estratégico para los occidentales, para los vietnamitas era táctico; lo que era táctico para los occidentales, para los vietnamitas era estratégico. En el primer caso la superioridad tenía que ser abrumadoramente superiores en tropas, pertrechos y tecnología para lograr ocupar y luego dominar lo que para EE.UU era estratégico, es decir, el espacio. En el segundo caso, el del Viet Cong y el ejército regular de Vietnam del Norte fue a la inversa; lo que había que dominar era el tiempo, y ese dominio se lograba con velocidad y fluidez lo que daba como resultado la imposibilidad de que el enemigo se hiciera fuerte en una línea determinada. Como es fácil comprender, la estrategia de EE.UU era estática, en cambio, la del Vietcong era dinámica. Nguyen Giap el genial estratega de Vietnam del Norte enseñaba: “Nuestros soldado tienen que ser como el agua entre las piedras, y si el enemigo es agua nosotros tenemos que ser peces”. De modo sintético diré que EE.UU fue derrotado en Vietnam por contar con cuatros variables tácticas-estratégicas en su contra entre otras: 1°). Alejarse de los medios de abastecimiento propios. 2°). Conocimiento parcial del terreno. 3°). Subestimar la resistencia y el valor del invadido, y 4°), exponerse al hostigamiento del invadido por no contar los vietnamitas con líneas fijas de resistencia y ataques, es decir, a lo que hoy llamamos “guerra de guerrillas”.

 NGUYEN GIAP

Después de la vergonzosa derrota a manos del ejército de Vietnam del Norte y el Viet Cong, EE.UU comenzó a caer de forma estrepitosa al oscuro y tenebroso abismo de la historia, y con él, la civilización judeocristiana. A esta nueva Babilonia que es EE.UU solo le queda luchar para conservar lo que aún le queda, y no para ganar explotando al mundo como afirman aquellos tontos que creen y tienen lavado el cerebro. Después de la derrota de EE.UU todo el sudeste de Asia que geoestratégicamente es toda Asia, quedó bajo la influencia de China, y no bajo la influencia de la Unión Soviética como los mismos tontos creían. Este pueblo milenario sabio y paciente que es China junto al pueblo más joven e indomable de la historia que es Rusia, más aliados como Irán y Corea del Norte le están cavando la tumba a Israel, EE.UU e Inglaterra, es decir, al triangulo satánico. A estos solo les queda invadir a los más débiles como Granada, Panamá, Libia etc. por EE.UU, y por parte de Israel la desarmada Palestina. El primero con la complicidad de Israel jamás lograra el gobierno mundial unipolar, y el segundo con la complicidad de EE.UU jamás logrará la llamada “Gran Israel”. Occidente, es decir EE.UU, sabe que cayó en una gran trampa tendida por China y lucha desesperadamente para salir de ella; no importa lo que haga, jamás lo lograra.  ¿Cuál es la trampa en la cual cayeron estos tontos? Se los diré con un proverbio mongol y unas citas del “El arte de la guerra” de Sun Tzu:

El proverbio mongol reza: “El oro demasiado brilloso enceguece”.

Las citas de Sun Tzu rezan: (estas premisas se tienen que encuadrar: Si el enemigo me ataca; me retiro, si se detiene lo hostigo y si se retira lo ataco).





“La guerra es el Tao del engaño. Así aunque seas capaz, muéstrales incapacidad. Cuando estés decidido a emplear tus fuerzas, finge inactividad. Cuando tu objetivo esté cerca, hazlo parecer como si fuera distante; cuando sea distante, crea la ilusión de estar cerca”.



“Exhibe ganancias para tentarlos. Crea desorden en sus fuerzas y atácalas”.

“Si son débiles, prepárate para ellas, si se están fortaleciendo evítalas”.

“Si están coléricas pertúrbalas; se deferente para alentar su arrogancia”.

“Si están descansadas fuérzalas a actuar”.

“Si están unidas, haz que se separen”.

“Ataca cuando no estén preparados”.

“Avanza cuando no lo esperan”.

“A fin de que el enemigo venga por su propia voluntad, muéstrale algún beneficio aparente. A fin de evitar que el enemigo avance, muéstrale el daño potencial”.

Esta es sintéticamente la trampa en que cayó Occidente. Si tienen la capacidad de trasladar estos principios estratégicos al campo de la economía y las finanzas se podrá ver con claridad la segura derrota de EE.UU.

Volvamos a lo nuestro.

A modo de adelanto les diré que si trasladamos por inducción estos conceptos estratégicos a la guerra interior del Virya, y afirmar que los símbolos sagrados son las piedras y el Virya el agua sería una obviedad. Quien haya leído lo concerniente a la “tipología aberro” se dará cuenta que en este caso analógico el Virya tiene que observar al símbolo sagrado desde el Presente Comprensivo, cosa de la cual hablaremos a la hora de las preguntas. Cambiando la perspectiva de ver y de evaluar es posible hacer comprender que es una estrategia, aún para aquel que jamás se ha hecho ese planteo. En el mundo occidental, esto es, en el mundo judeocristiano y racionalista, el estratega por antonomasia es el prusiano Karl Von Clausewitz (1780-1831).

 Este estratega leído en todas las academias militares del mundo occidental es dogma, lo que quiere decir que sus principios son innegables. Como veremos, este dogma tiene asiento en la percepción del mundo fenoménico, mundo éste que se encuentra regido a las dos variables recién aludidas que la razón toma como constante: el tiempo y el espacio, y es aquí donde hace agua la doctrina de Clausewitz. De ningún modo esta es una crítica al genial estratega prusiano, lo que ocurre es que visto y evaluado desde otra perspectiva, lo de Clausewitz es lo que la S.H llama “concepto tajada” o una tajada de la relación, que es lo mismo decir, una tajada de la realidad que conduce a errores gnoseológicos y de evaluación de las variables en juego en los cuales no son ajenas las preeminencias. De modo que el prusiano no nos es útil para conformar una estrategia induciendo sus conceptos. ¿Existe un estratega del cual nos podamos nutrir para conformar una estrategia nutriéndonos de sus conceptos? Sin dudas ese estratega tiene que poseer una percepción de las variables aludidas sustancialmente diferentes, es decir, no racionales ni dogmáticas.Volvamos a las guerras en el mundo fenoménico. Desde el encadenamiento espiritual para acá, siempre han existido guerras por causas diversas con sus respectivas estrategias, pero el objetivo siempre fue, es y será imponer la voluntad al enemigo. Con rigor de verdad, las guerras son efecto de dicho encadenamiento. Existieron guerras entre pueblos o imperios de las cuales uno de estos pueblos o imperios salió vencedor, veredicto proporcionado por la historia que a todas luces es falso por ser la historiografía oficial fenomenológica y dogmática. Desde donde nosotros observamos los hechos históricos existen guerras que la historia ha dado por finalizadas cuando con rigor todavía se siguen luchando.  Por ejemplo la II Guerra mundial que fue, dicen los historiadores, la derrota del III Reich, acontecimiento éste que ni ellos creen, ignoran que la lucha se trasladó a lo interior del hombre espiritual. También aseguran que el Imperio islamista turco otomano, es decir el Islam, fue vencido en la batalla de Lepanto. Si eso fue así ¿Me podrían explicar porque en la actualidad siguen luchando en medio oriente árabes y judíos, es decir, el islam contra cristianos? Excepto que se crea que existe diferencia entre cristianos y judíos con respecto al islam. No nos vayamos del tema. El objetivo de este monólogo es tratar de que por inducción se trasladen al interior del Virya los conflictos del mundo fenoménico, o si quieren de la superestructura. Para comprender las correspondencias analógicas que existen entre ambos mundos, no debemos cometer el error de confundir estas correspondencias con las 7 leyes del Kybalion del libro de Hermes-Mercurio-Tot-Apolo; que es lo mismo decir, de un Siddha Leal.
                                                                          MERCURIO

 Se me objetará que la S.H expone en sus fundamentos qué se entiende por ley de correspondencia. Pregunto ¿Se ha comprendido el significado de la ley de correspondencia que enseña la S.H? Dicha ley alude a la correspondencia que existe entre el macrocosmos y el microcosmos, no es necesario aclarar, o sí, que el microcosmos aludido es el del Pasú. Creo que tampoco hace falta decir, o sí, que posterior al encadenamiento espiritual dichas correspondencias se alteraron por causa del encadenamiento del Yo que es el reflejo del YO infinito que causó el incremento de la esfera de conciencia, también conocido como tiempo trasversal o tiempo inmanente. Comprendiendo con cierta profundidad lo enseñado por la Sabiduría Hiperbórea lo que concierne a la conformación de la estructura arquetípica del Pasú y su consiguiente herencia en el Virya con el posterior valor táctico que cumple este Yo para la estrategia enemiga, quedará en evidencia la necesidad ineludible de que el Yo procure lograr una nueva perspectiva cuando no un lugar propio para evitar, anular o derrotar los ataques del enemigo que se manifestarán de modo táctico en el campo de batalla que fundamentalmente es la estructura arquetípica y en su sangre, quedando claro que el enemigo aludido se encuentra agazapado en la esfera de sombra que sí tiene correspondencia con el plano arquetípico. De modo que para nosotros, los Viryas, desde donde estoy hablando el “adentro” no siempre se corresponde con el “afuera”. Esto es así por las variables que se encuentran expuestas en lo que concierne al contexto y al significado. ¿Qué quiero decir con esto? Que el significado de una acción se encuentra en relación directa y/o condicionada por el contexto en la cual se realiza. Conocer, discernir el contexto y lo que el enemigo significa en el mismo, es de cardinal importancia para evaluarlo y su posterior acción para vencerlo. Una vez que el enemigo haya sido descubierto y discernido son solo tres los movimientos tácticos posibles 1): EVITARLO. 2): Hostigarlo 3): ATACARLO.  Estos tres principios se sintetizan: 1): Si el enemigo es superior y me ataca, lo evito. 2): Si el enemigo detiene el ataque, lo hostigo. Y 3): Si el enemigo se retira, lo ataco. ¿Cómo poder ilustrar lo que concierne al contexto y al significado con una analogía? Veamos: supongamos que existe una pareja de novios en la cual el objetivo dramático del hecho kármico es el hombre; es decir el novio ¿Por qué el novio? Porque en toda relación dramática, y el noviazgo como relación de pareja lo es, los integrantes de dicho drama se componen de objeto y sujeto, que si es necesario dilucidaremos a la hora de las preguntas. Volvamos a la analogía. Para el novio (objeto), la novia (sujeto) tiene un significado, por ser el noviazgo un contexto bien definido. Después de un tiempo prudencial deciden unirse en “sagrado matrimonio”. 

Aquí el casamiento es un cambio de contexto el cual no es discernido por el novio, para el cual la ahora esposa sigue teniendo el mismo significado de novia. Después se preguntan ¿Por qué de novios nos llevamos mejor? Pongamos otro ejemplo analógico: tomemos el mismo matrimonio, que de acuerdo con los designios, tienen de pronto un hijo. Es una obviedad decir que en el matrimonio acontece un nuevo cambio por ser la familia un nuevo contexto, que nuestro antiguo novio al parecer no se da por enterado. Por poco que se medite, la relación dramática que nace con el romántico y paradisíaco noviazgo, deviene en ese purgatorio que es el matrimonio, con el consiguiente infierno que es constituir una familia. ¿Esto quiere decir que no es estratégico que el Virya conforme una familia?

 Se me formulo esta pregunta en cierta oportunidad a la cual respondí: No, no es estratégico que el Virya conforme una familia por carecer este de libre albedrio, de lo que es fácil deducir, que la decisión de conformar una familia se encuentra en el karma, o con más precisión en el designio kármico, el cual el hombre es el objeto de dicho drama. También en esa ocasión se me pregunto ¿Y si el Virya “Ve” luego de conformar una familia, que hace con ella? Yo contesté: el Virya evaluará las variables de la relación en el nuevo contexto que le ofrece el “ver”  actuando con su familia en ese nuevo contexto con honor, que se podría sintetizar que en el Virya debe primar la verdad y la comprensión. La verdad porque en ella subyace la autoridad ética del Virya que vé, junto a la comprensión que será reconocida por su mujer si esta posee Vril. Tiene que quedar claro que toda mujer que se precie de tal posee Vril y el Virya que vé, es decir, el Virya despierto desde las cualidades arriba expuesta sabrá cómo actuar en el marco de la relación afectiva que une a la familia. Aquí la comprensión no es complicidad, es un área estratégica que el Virya crea en un espacio contextual en el cual habitan y conviven sus afectos en el cual se deben incluir a los padres si lo tuvieren. El Vril jamás aceptará una mentira o imposición por ser éste enemigo esencial de las mismas. De modo que aplicar las tres tácticas arriba detalladas; a saber: “evitar”, “hostigar” y “atacar”, será imposible para el Virya que no pueda o que no sepa discernir los cambios de contexto y sus consiguientes significados. Una vez ubicado y discernido el enemigo, entran en juego las variables del tiempo y el espacio. Estas variables son las que condicionan al contexto y su significado. Ya volveremos sobre este tema.

Dije recién que en una guerra lo primero es identificar al enemigo, y como nosotros nos encontramos en guerra pregunto ¿Cuál es nuestro enemigo? No son pocos los Virya, perdidos claro está, que contestaran: “Los iluminati”, los masones, los teósofos, los sionistas y otras patrañas por el estilo, a excepción de la Sinarquía ¿Por qué la Sinarquía? Porque implantar la Sinarquía en el mundo, es el objetivo estratégico de las otras variables tácticas que son masones, rosacruces, teósofos, iluminati, sionistas etc. Se me preguntará por qué no incluyo a los judíos en el conjunto de los enemigos. Porque los judíos conforman una religión y un tipo psicológico producto de la cultura como arma estratégica que hace actuar al Virya como judío sin profesar esa religión. De modo que ser judío, se es por profesar la religión judía y poseer esta tipología y no a una raza como muchos tontos creen,y no como también creen estos mismos tontos que el objetivo es sionista, cuando en realidad el objetivo es sinárquico del cual se conoce mucho menos de lo que se cree. Pero no nos vayamos del tema ¿Entonces cuáles son, o cual es nuestro enemigo? El enemigo curiosamente abarca el singular y el plural ¿Y cómo se entiendo esto? Se entiende por ser el creador, El Uno, el enemigo a vencer ¿Por qué el singular? Porque El Uno es un espíritu, es decir, es único. ¿Por qué también el plural? Porque El Uno se manifiesta panteísticamente a través de los gravis. De modo que paradójicamente El Uno es plural y singular a la vez ¿Cómo combatir tamaño enemigo? Veamos. El tiempo tal cual lo percibimos no es otra cosa que su conciencia, pero esta percepción no sería posible sin un referente fenoménico. Quiero aclarar que el tiempo como conciencia de El Uno no es un fenómeno; es una facultad de Él ¿Y cuáles son esos referentes? Simple de entender: los entes, es decir, el mundo material.



 Esta es la razón por la cual la Sabiduría Hiperbórea afirma que el tiempo es la conciencia de El Uno, o como asevera “El Kybalion” en la primera de las siete leyes herméticas: “El universo es mental”. Esta conciencia tiempo macrocósmica de El Uno tiene correspondencia directa con la conciencia del microcosmos de los Virya, como asevera otras de las leyes herméticas del mismo libro: “Como arriba es abajo”. Análogo a cualquiera de nosotros que sostenemos volitivamente una imagen en la conciencia, con el mismo criterio y voluntad El Uno en su conciencia sostiene los entes que precipitará al plano material, ésta es la razón por la cual la Sabiduría Hiperbórea llama al espacio “tiempo caído”. Se preguntarán ustedes ¿Que eso de “tiempo caído”? Trataré de poner la respuesta en un contexto de comprensión. Enseñan los físicos atómicos que la materia es energía condensada, y en cierto modo es así. Todos sabemos que la materia se compone de moléculas y éstas de átomos, y a su vez éstos de partículas llamadas “electrones”, “protones” y “neutrones” para nombrar los tres más conocidos, estos últimos fundamentales para una reacción en cadena que se conoce como “bomba de fisión nuclear” o simplemente bomba atómica. Esta es la razón por la cual los físicos atómicos afirman que la materia es energía condensada. Hasta aquí llega la ciencia y jamás pasara este límite; ésta y no otra es la razón por la cual siempre ignoraran cual es el origen de la materia. Les daremos una mano a los científicos atómicos diciéndole lo que enseña la Física Hiperbórea con respecto al origen de la materia. Nuestra física afirma: “La materia es tiempo manifestado en el plano arquetípico como átomo gravis que es el sostén de toda materia ponderable en el plano material o mundo fenoménico”. Esta materia ponderable en el plano material no es otra cosa que los llamados entes, y es aquí donde cobra importancia el concepto de espacio. Existía un físico tonto y bufón llamado Einstein que buscaba unir los campos gravitatorios y electromagnéticos tomando las variables tiempo-espacio como magnitudes, una independiente de la otra ¿Cómo unir lo que no se encuentra separado? De modo análogo pero opuesto, es cuando una pareja se separa. ¿Cómo separar lo que nunca se encontró unido?

Perdonen la humorada. Se preguntaran ustedes “¿Y esta exposición que tiene que ver con la estrategia?” Veamos. Una de las principales afirmaciones de la Sabiduría Hiperbórea dice: “No poner sentido a los entes”. Ya se verá la implicancia metafísica que contiene esta afirmación. También afirma nuestra sabiduría valiéndose de la ley de correspondencia que el tiempo transcendente, es decir, la conciencia de El Uno, se corresponde con la conciencia del Virya también llamada tiempo transversal, es decir, la cárcel del Yo. Bien se podría decir que los barrotes que aprisionan al Yo son creados por él mismo. Dirán ustedes “¿¡Que está diciendo este pagano loco!?” Sí, estimados camaradas, el Yo construye su propia cárcel poniéndole sentido a los entes. Es aquí donde cobran importancia táctica las magnitudes tiempo-espacio. La conciencia del Virya o tiempo transversal es un espacio táctico metafísico, no así el tiempo-espacio macrocósmico que para El Uno es, metafísicamente hablando, estratégico.

Por regla general se desconoce que el tiempo y el espacio son de la misma naturaleza, con rigor, son lo mismo. Como sabemos el tiempo es la conciencia del creador, o si se quiere Dios. Los entes (materia) creados y designados por Él  a evolucionar  en su conciencia-tiempo, es lo que el sujeto consciente percibe como espacio. Desde esta perspectiva se puede afirmar con certeza, que el espacio es la ilusión cuantificable del tiempo como conciencia del creador. Esto es lo que llevó a afirmar a nuestro Superior que: “El espacio es un tiempo caído”.

Es de fundamental importancia conocer en su totalidad estos conceptos de tiempo-espacio que a pesar de tener la misma “naturaleza” se los mensura con parámetros distintos; al Tiempo con la ilusión de la duración, y al Espacio con la ilusión de la extensión. Regresemos al tema que nos compete. Para una planificación estratégica son indispensables, como dije, estas dos variables, teniendo esta comprensión una dificultad, y es cuando a éstas se las traslada al tiempo inmanente del Virya, es decir, por inducción. La solución a este problema se encuentra en lo que la Sabiduría Hiperbórea llama “Simetría patencial inversa”. Conocer este “principio” es, ni más ni menos, que conocer la causa por la cual percibimos una parte de la ilusoria realidad en la cual los parámetros espacio-tiempo arriba citados tienen valores relativos y/u oblicuos. Esta relatividad nada tiene que ver con la relatividad del tonto bufón de Einstein, sea ésta general o restringida. Profundizaremos estos conceptos a la hora de las preguntas.

Tiene que quedar claro para el Virya que se encuentra en guerra, que en lo más  profundo de su estructura arquetípica se encuentran las fortalezas del enemigo, que para peor de males, cuentan con aliados en su mundo habitual, por ejemplo, a todo aquello a lo que le puso sentido no estratégico. Esta puesta de sentido es  proporcionalmente igual a la energía que estabiliza al ente en la esfera de luz, es decir, en la conciencia. Es claro y patente que este movimiento táctico es una acción de guerra de El Uno planificada en el “estado mayor” de avanzada que la Sabiduría Hiperbórea le da el nombre de “arma estratégica de la sinarquía; es decir: la Cultura. Vamos al meollo de la cuestión.

Si en un enfrentamiento el guerrero se mueve en un tiempo lineal, es decir, constante, este será táctico con respecto al espacio que será relativo y estratégico. Si no es así los valores se invierten, pasando el espacio a ser constante y el tiempo relativo. Esto está estrechamente relacionado a cómo  perciben la “realidad”  las fuerzas en pugna. Porque en la guerra convencional, la superioridad en hombres, tecnología, logística etc. hace a que se subestime al enemigo, puesto que esta falsa superioridad es análoga al poder económico del Virya perdido, o a la belleza de la mujer en el contexto social. En este caso, por ejemplo, fundamentalmente en los últimos dos, se tomara al espacio como estratégico, esto es: distancia física y/o visual, y al tiempo táctico, esto es, tener solamente comunicación indispensable de no poder prescindir de ella. Esto es fundamental para aquel que se encuentre en inferioridad ante un enemigo más fuerte, porque el poder económico de los hombres y la belleza de la mujer lo son. Al tiempo y al espacio se le puede dar indistintamente valor táctico o estratégico por ser estos en esencia lo mismo.Daré un ejemplo:

Cualquiera sea el contexto axiológico en el cual el Virya tenga que negar o afirmar una petición, criterio u opinión, tiene que tener siempre presente esta regla: ¡Jamás diga NO! Jamás niegue argumento o petición de plano, esto pondrá en guardia al interlocutor y no podrá ganar su espacio inmanente (conciencia), indispensable para moverse de modo táctico en el tiempo inmanente del interlocutor; esto es: manejar sus emergencias. El Virya siempre tiene que manejar ambos tiempos, el inmanente y el transcendente del enemigo, al espacio se lo manejará por añadidura, y el  modo de hacerlo es tener siempre una afirmación, y si esta es comprometida, tener una posición ambigua. El objetivo de tal comportamiento es sacar del estado de alerta al interlocutor, cosa que la negativa hará re fortalecer dicho estado.

El “no” previamente evaluado tendría valor táctico siempre y cuando lo que se quiera lograr es un aliado, en este caso, el “si”, tiene valor estratégico,

La ventaja estratégica del Virya reside en el hecho de que el interlocutor por regla general busca un aliado o un cómplice; ahí el Virya impondrá su voluntad.

Sintetizando: el Virya al decir “si” le ganará tiempo inmanente al enemigo, y por ende espacio físico. El “no” hará que estas variables sean capitalizadas por el enemigo, con el agravante que fortalecerá su estado de alerta, y ustedes, lejos de ganar un aliado, habrán ganado un enemigo, también con el agravante, que ustedes han quedado en desventaja estratégica ¿Se entiende? Esta estrategia se puede comprobar en las altas esferas de la diplomacia de las grandes potencias, fundamentalmente de China, a excepción de la diplomacia de occidente, fundamentalmente la de EE.UU que con su idiosincrasia y bravuconería por decir “no” se puso la mitad del mundo en  contra con lo cual le costará su existencia, y con ella, la de todo Occidente. No nos vayamos del tema.

 Este modo de moverse entre enemigos para nada es fácil, el “combatiente” previamente se tiene que despojar de todo elemento que el enemigo tácticamente “infiltró” en su “retaguardia”. Aludo aquí a los componentes de la estructura arquetípica que ofician de apoyo logístico a los símbolos sagrados ¿Entienden? En este contexto el arma estratégica con la que cuenta el enemigo, es sin lugar a dudas, la mujer; o con más precisión, el arquetipo dama. De modo estimados camaradas, que el enemigo a vencer, es ni más ni menos lo que se manifiesta en la mujer que amó, ama, o amará, para el caso es lo mismo. Es una obviedad decir que detrás de todo símbolo sagrado se encuentra El Uno. Como en toda guerra el apoyo logístico es fundamental, sin él, toda acción emprendida contra el enemigo está condenada al fracaso. Demás está decirle estimado Virya, que esa logística se encuentra en la Sabiduría Hiperbórea, sabiduría ésta que sin dudas leyó, pero no entendió con la profundidad que requiere la lucha, esto es, no le llegó el apoyo logístico necesario, que es lo mismo decir, no supo pedir lo que realmente necesitaba por evaluar  incorrectamente las variables en juego. Esto es: lo arriba señalado con respecto al tiempo y el espacio.

Todo esto no es de difícil comprensión si se trata de una guerra convencional en la cual entran en juego material bélico, combatientes, logística etc. Lo realmente difícil es cuando este conflicto, con su posterior enfrentamiento, acontece en un tiempo y un espacio no definido con un enemigo camuflado, cuando no disfrazado ¡Y para peor que se lo considere aliado! (¿Se entiende?) Por ejemplo: el hombre enamorado siempre creerá que la mujer de la cual está enamorado  estará de su lado; de ahí lo de aliado. Seré más claro: Aludo aquí a la mujer que dicen amar. Mujer ésta que no es otra cosa que la resultante psicológica, o si se quiere, proyección de uno de los cuatro aspectos femeninos expuestos en otros escritos, a saber: La madre, la hija, la esposa y la hermana. Es una obviedad decir que son a estas proyecciones a las que llamo camuflaje o disfraz.

No nos vayamos por las ramas ¿Cómo enfrentar a tamaño enemigo, máxime si el camuflado o disfrazado es el Uno? Porque eso es un símbolo sagrado, un disfraz de El Uno.

Esto es así, porque “detrás” de todo símbolo sagrado o arquetipo universal ,que de algún modo es lo mismo, se encuentra “El” como soporte estratégico de toda relación, sea esta fasta (armoniosa) o nefasta (tensión dramática) de la cual se alimentara con la energía psicofísica producida por la tensión dramática de los “enamorados”.

No se debe entablar combate “so pena” de grandes pérdidas, aquí las pérdidas se miden en orientación y pureza de sangre ¿Qué quiero decir con esto? hay que identificar al enemigo y cuáles son sus armas tácticas y apoyo logístico con los que cuenta. Está claro que al apoyo táctico lo aporta el designio, la logística es aportada por la estructura arquetípica, y el objetivo estratégico proviene de la cultura. El poder disuasivo estratégico aquí, es el mismo Uno por poseer el poder de alterar los designios, es decir, valerse de la segunda intención. El Virya tiene que tener un perfecto conocimiento de las fuerzas con las que cuenta, tanto tácticas, logísticas y estratégicas. Aquí lo táctico es aportado por el Vril y la predisposición gnóstica, el apoyo logístico por la Sabiduría Hiperbórea, y el apoyo estratégico por la fuerza espiritual aportada por el Paráclito en el continente místico generado con actitudes graciosas por el Virya.




Para lograr la victoria, siempre el fin justifica los medios, siempre y cuando las evaluaciones tácticas-estratégicas se planifiquen desde un tiempo propio, esto es: fuera de las variables del tiempo transcendente arriba señalado. De no ser así, los medios condicionan el fin. A riesgo de pasar por reiterativo, es una obviedad decir acá que el fin, es el objetivo de imponer la voluntad al enemigo, y aquí el enemigo, por lo recién expuesto, son los símbolos sagrados.

Esto es así, porque lo planificado desde el tiempo transcendente, es decir, fuera del tiempo estratégico del Virya  se contamina de preeminencias, elementos estos que son una parte, es decir, un concepto tajada de la realidad que son las que conforman las variables tácticas. Dicho de otro modo: el fin estratégico justifica los medios a emplear, siempre y cuando no se hagan desde una parte de la realidad, que es lo mismo decir, de un tiempo no propio, de lo contrario cometerá un error gnoseológico al evaluar las variables en juego, error este que será capitalizado por el enemigo; y el enemigo como quedo claro, es uno de los disfraces de El Uno, es decir, arquetipo dama que es la actualización de una de las proyecciones de los cuatro aspectos femeninos arriba citados. Perdón. Quiero hacer una aclaración con respecto al término “gnoseológico”, porque días pasado un camarada me pregunto por el significado del mismo. “Gnoseología”, como ustedes saben, nos viene del griego y se traduce como: Gnosis=sabiduría y logos=estudio, dicen los sabiondos, es sinónimo a “epistemología” que también nos viene del griego que se traduce como episteme=conocimiento y logia=estudio. También se la traduce como “filosofía de la ciencia”. Estas traducciones a todas luces pecan de insuficiente por el hecho de que se toman como sinónimo “gnosis” y“episteme” que de ningún modo lo son, puesto que el conocimiento es sustancialmente diferente a la sabiduría, porque  el conocimiento se adquiere y la sabiduría se trae. El conocimiento es la resultante de la puesta de sentido del Yo perdido a los entes que se manifiestan en la esfera de luz o si quieren en la conciencia con la finalidad de que el sujeto racional compare y elija. Ellos, los Virya perdidos, conocen a los entes, en verdad lo descubren; nosotros sabemos que los entes naturales o culturales son materia mensurable sostenida por átomos gravis que con el rigor de la verdad es uno y el mismo átomo distribuido panteísticamente, que es lo mismo decir, como “punto indiscernible u Ojo de Abraxas” el maléfico ojo que ve sin ver, tal lo enseña la Sabiduría Hiperbórea. Por ejemplo, cualquiera puede conocer cómo se llama tal o cual sujeto, conocer adónde vive, cuáles son sus gustos, si es casado o no etc., pero jamás sabrá quién es ese sujeto. Lo mismo ocurre con cualquier ente cultural, por ejemplo, todos creen que una cruz es un símbolo que identifica a la religión cristiana, cuando en realidad su significado es mucho más profundo. Estimados camaradas, retomemos el tema. Si ustedes están enamorados, se encuentran preso de esa emoción, o están en vías de estarlo. Si algunos de ustedes se encuentran en esta situación, existe el peligro cierto de sucumbir de modo vergonzoso por ser derrotado por un disfraz que nada le importará lo que ocurra con el enamorado ¿No me creen? Elija tres tangos al azar y por extensión cualquier canción de las llamadas románticas, y escuchen o lean sus letras. Si después de esto no siente un profundo asco al grado de vomitar, o al menos una pequeña arcada, mis queridos camaradas, quien se encuentra en esta situación está perdido. Sintetizando: la lucha es contra El Uno. A este sujeto se le quita espacio táctico en la misma proporción que no se le ponga sentido a los entes o desde el presente comprensivo se observe estratégicamente a los símbolos sagrados. Tomemos, por ejemplo a la conciencia como un espacio a ganar, es decir, la lucha por dicho espacio es entre los entes, los símbolos sagrados contra el Yo orientado. En esta lucha el Yo pierde espacio en la misma medida que le pone sentido no estratégico a los entes o tiene una actitud pasiva ante los símbolos sagrados; y lo gana en la misma medida que no pone dicho sentido. Es decir: cuando un ente emerge desde la esfera de sombra a la de luz, el Yo es impresionado por dicha emergencia que al ponerle sentido estabiliza al ente, es decir, queda fagocitado por el mismo. Con los símbolos sagrados ocurre algo semejante con consecuencias metafísicas desbastadoras para la integridad espiritual del Virya. No me explayaré en este tema por estar explicado de modo genial por nuestro guía en los “Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea”.

Para terminar este monólogo diré que en esta la guerra en la cual el Virya tiene que vencer, se las tendrá que ver con un enemigo implacable: los símbolos sagrados; esta lucha espantosa y heroica que acontece en su interioridad, o si quieren, en su sangre. Es una guerra en la cual el Virya, es decir, el Yo, luchará solo, espantosamente solo contra los símbolos sagrados, que como quedo claro, es el mismo Uno. Si el Virya sale vencedor de este enfrentamiento habrá ganado un espacio propio en la conciencia, que es lo mismo decir, gano la plaza Tau. Este logro es lo que nuestra sabiduría le da el nombre de “Solución al misterio del ángulo recto”. Esta batalla se gana cuando el Yo de espalda al ángulo recto soporta la colosal presión del símbolo sagrado emergiendo por Alfa. Este símbolo será aquel de más poder disolvente. De una perspectiva kármica es el más poderoso de todos los símbolos que posee el Virya, que al ser vencido, con él, son derrotados todos los símbolos sagrados.




 Para terminar citaré una máxima de nuestros guías espirituales: “El único valor que reconocen los guías, es el valor del Yo ante el símbolo sagrado”  De modo queridos camaradas, como enseña nuestro guía y pontífice Nimrod “… el Virya es un sujeto estratégico”.

Ahora escucharé las preguntas.




                                                                      URMAN-CROY

















































sábado, 6 de septiembre de 2014

Virgen de Agartha




Algo que hay que saber.

La religión ortodoxa rusa posee entre sus íconos, uno que  llaman “Theotokos” (Madre de Dios); siendo ésta la única representación sagrada femenina que dicha religión posee, y que en su origen, no le llamaban virgen. Este ícono, sin dudas pagano, proviene de Grecia, más precisamente del monasterio del Monte Athos, al cual los ortodoxos griegos llamaban Eleusa “la bondadosa”. El mismo se encuentra estrechamente relacionado con los misterios eleusinos, conocidos también como los misterios de Demeter-Ceres. Esta imagen fue pintada en el Monte Athos desde donde fue trasladada a Bizancio y obsequiada en el Siglo XII al príncipe Vladimir cuando la naciente Rusia abrazó la religión ortodoxa griega de Bizancio. Llamándole por ese hecho “Nuestra señora de Vladimir, que hoy se la conoce con el nombre popular (exotérico) “Virgen María Madre de Dios”. A las distintas representaciones de esta imagen se les da el nombra de “Hdigitra” (las que muestran el camino) que tiene un himno (Akatisto) que reza: “Que se salude a los hombres (los iniciados, los que ven) que señalan el camino a los hombres (extraviados, los que no ven) que caminan por las sombras”.
Los misterios de Eleusis, que como todo misterio son iniciáticos, estaban regidos por la Diosa Deméter- Ceres de donde nos viene el vocablo cereal con clara alusión al trigo y a la Virgen de Agarhta. En estos misterios fueron iniciados Píndaro, Sófocles, Platón, Justiniano el apostata, Máximo de Éfeso y su discípulo Prisco entre otros innumerables. Escribió Píndaro al respecto de los misterios eleusinos: “El no iniciado se arrastra en este reino en el lodazal de la materia; mientras que el hombre purificado por la iniciación ha conocido antes de venir a la tierra el principio y los fines de la vida, y después de la muerte habita con los Dioses”. Algún fundamento poseía el genial Píndaro cuando aseveraba: “Ni por mar ni por tierra encontrarás el camino que lleva a las fiestas de los Hiperbóreos (sic.)”. Y Sófocles aseveraba: “Ellos con que quiere ser honrada, y vuelve al Olimpo (Agartha); pero ella y su hija (Deméter y Perséfone) velan en adelante por la tierra y conceden una vida feliz a los que la invocan después de haberse iniciado en sus misterio (sic.)”.  Es con Platón en su “Alegoría de la caverna y en sus neologismos aplicados a su filosofía (idea, arquetipo, anamnesis etc.) adonde queda en evidencia que fue iniciado en los misterios de Eleusis. Desde el infinito actual, Eleusa, nuestra Señora de Thule, y la Virgen de la Candelaria, la que acompaña la ilustración, y la virgen de Agartha, todas ellas, son la misma virgen.



Eleusa-Nuestra Señora de Vladimir-Theotokos ( observen el gesto gnostico del niño)

Otra representación religiosa que se encuentra estrechamente relacionada con nuestra gnosis es la Virgen de la Candelaria. Representaciones de esta Virgen se encuentran por cientos, siendo la verdadera la que se encuentra en la estancia jesuítica en las sierras de Córdoba de la República Argentina. Esta imagen que curiosamente no existe en internet (hasta este momento), no ocupa el altar mayor, encontrándose a una orilla de la nave en un cofre de vidrio prohibiéndose fotografiarla. Fue tallada en madera por un grupo de blancos y  comechingones en el siglo XVII teniendo una altura aproximada de 75 centimetros. Años atrás fue robada de la estancia aunque se ignora quien lo hizo. Poco tiempo después fue encontrada abandonada en una laguna faltándole parte del brazo derecho y la mano derecha del niño adonde se puede apreciar claramente haciendo un gesto. A juzgar por su indumentaria, esta virgen es claramente de origen nórdico. Tiene el pelo sobre sus hombros que sin dudas es rubio, y la indumentaria a todas luces es de corte germano a juzgar por el cinturón que ciñe su cintura.



Virgen de la Candelaria (Córdoba, Argentina)


Otra representación (en este caso un dibujo) es el de “Nuestra Señora de Thule” que tampoco se encuentra en internet ¿Entonces donde se consiguió? Es un misterio, o para ser más exacto, es como asevera Nietzsche: “Son azares llenos de sentido”. O como afirma C.G.Jung: “Son hechos a-causales”; es decir: sincrónicos, que para nosotros es lo mismo. Se manifestó de ese modo a un camarada de nombre “Pocho” Mentesana. Según este camarada Nuestra Señora de Thule que se encuentra en un pequeño monasterio en Groenlandia, fue dibujada con carbón por un iniciado tartesio por orden de un jefe vikingo de nombre… que tomó como modelo el rostro de una mujer tartesia.




Nuestra Señora de Thule



Un camarada cierta vez me digo que “La Señora de Elche” también era la Virgen de Agartha, a lo cual contesté que no era así; que sí era una mujer de la realeza de Tharsis.


La Dama de Elche